Cinco poemas de Melissa Sauma

Melissa Sauma Vaca (Santa Cruz, 1987) es economista de profesión y MBA en Dirección y Gestión Empresarial. Explora distintas artes, entre ellas, la literatura, la danza y la fotografía. Ha realizado el Diplomado en Escritura Creativa de la UPSA, los talleres online “Narrativa I y II” con Casa de Letras, Argentina y, desde el año 2015, forma parte del taller “Llamarada Verde”, a cargo del poeta Gabriel Chávez Casazola. En 2016 y 2017 obtuvo menciones en el Concurso Municipal de Literatura Franz Tamayo y en 2017 su libro Luminiscencia ganó el 8vo. Premio Nacional Noveles Escritores, convocado por la Cámara del Libro de Santa Cruz.

Nacer

Nacer es un acto de fe

……..muda semilla viajando hacia el alba

……..destello verde que eleva los brazos

……..pálidos pies horadando la tierra

……..húmedo brote presagio de árbol

.

nacer es un acto

silencioso

de fe.

.

Cíclica

He sido tantas veces la misma

que hoy quiero ser otra

desvestirme de mí,

despojarme

de todos los adjetivos

que en mi nombre se alzaron,

vaciarme de todos los nombres

que sobre mí han caído,

los que me dijeron

y los que me dije.

.

Quiero olvidar

las palabras que escribí

las ciudades que amé

los rostros de las despedidas.

Alejarme despacio de esa casa

y caminar tanto, tanto

que ya no recuerde

la calle, el número, los árboles del patio.

.

Y es que he sido la misma tantas veces

que hoy quiero ser otra

o tantas otras como pueda ser.

Tantas veces que pueda

finalmente

ser la misma.

.

Augurio del viento

Pedí viento para mis alas

y el viento vino

como tormenta desatada en el fondo de los mares,

como un grito de montaña

que arrancó a dos manos mis pies de la tierra

y me elevó por los aires girando en círculos.

.

Ya no pido vientos ni tormentas

El viento es existencia continua

.

Pido

firmeza

para aferrarme a la tierra

silencio

para escuchar el anuncio del viento

audacia

para saltar en el momento preciso

y el recuerdo de mis alas

para extenderlas

en el vacío.

.

Aquí

Al despertar

el peso del cuerpo sobre el cuerpo

el golpe del corazón en una caja

el haz de luz que acaricia la curva del hombro

el resplandor de la sábana en el arco de la espalda

la respiración profunda.

.

Escenas imprecisas de sueños improbables

los ojos que se ajustan poco a poco

a una realidad dispuesta a enumerarse

una mesa una flor un libro una ventana

el techo las paredes los cuadros una lámpara

.

otra vez el cuerpo

el reconocimiento del cuerpo como parte de este caos

el pie la mano el cuello la cintura

la boca las orejas las rodillas los brazos

la sed

la certeza de lo nuevo

el presente develándose

.

y una vez más

lo único que importa es

este saberse este decirse este mirarse

esta conciencia

de estar aquí

y no saber

hasta cuándo.

.

Animal nocturno

No temo a las ausencias

al silencio

ni a la noche.

Temo a la luz perpendicular

que disimula mi sombra,

al golpe de luz en el espejo

que oculta mis cicatrices,

al farol amarillento

que parpadea y encandila.

.

Puede la oscuridad repentina

arrebatarnos un momento

el contorno de las cosas.

.

La exposición prolongada a la luz

nos quema

para siempre

las pupilas.