Cinco poemas de Camila Evia

Camila Evia (San Martin de los Andes – Argentina, 1987). Egresada de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. Es poeta y directora artística de Buenos Aires Poetry realizando el diseño editorial además de la edición y la traducción. Sus trabajos en materia visual han sido exhibidos en varios medios de Argentina y América Latina, Estados Unidos (Print Magazine) e Italia. Ha participado en festivales de poesía y sus poemas han sido publicados en revistas de Argentina, México, Venezuela, Estados Unidos, Italia, Francia, Colombia y Macedonia. Publicó el libro Ridículos (Buenos Aires Poetry, 2019). En 2020 Buenos Aires Poetry publicó su traducción de la poeta británica Mina Loy, una antología que reúne varios poemas (de 1914 a 1947) y uno de los primeros manifiestos feministas. Actualmente trabaja en la ampliación de esta edición a publicarse en 2021.

.

GNOSSIENNES

Encadenados dientes

Relieve de cristal

Bajo el claro de luna

.

Rugidos afónicos surgen

Entre blancas melodías

Abominables tentáculos

.

La exquisita ala de un cisne

De carácter melancólico

Salpicada por el hueso del infierno

.

Viejo polvo multiplicado

La luz inicia

atraviesa las flores

colapsa hacia el centro

donde el color sobrevive

.

Es el oro del tiempo

luz estampada por la

máquina de la belleza

inigualable hasta ahora

.

Viejo polvo multiplicado

algodón estático sinsentido

células muertas desplazándose

hacia ángulos desconocidos

.

NOS DIMOS CUENTA

Nos dimos cuenta

empezando por fuera

de esa piel

por donde nos escapamos

.

Nuestra elasticidad

camina por el techo

y las pestañas

se contaminan de estrellas

.

En el joven crepúsculo

de nuestra cruel descendencia

dejamos nuestras pasiones de lado

.

Habiendo tragado su hambre

satisfecho de ira

nos disuadimos en nidos de ratas

.

Viejos aposentos nacidos

de nuestra inmortalidad

estancados muy rápido en una vida

de impalpables dimensiones

.

Estamos al revés de la mentira de las ciudades

que se digiere en nuestros estómagos

mientras las luces de la calle

se desvanecen ante nuestros ojos

.

OBSIDIANA

Silicatos despegados del suelo

verde oscuro óxido teñido

de estima alumínica

.

Rumores de viento estático

sonámbulos reglamentos de

rojo veteado en blanco y negro

.

La luz blanca del cielo alumbra

las cenizas que giran en los viejos

sueños enterrados en cristalinas lápidas

.

GRIMAS DE AMAPOLA

en la hora ciega de la costa sin sol

la lluvia ahoga las flores mientras las hijas

del océano cantan a la gris espuma

.

el viento sacude y golpea

a las amapolas que encogen sus hombros

en la difunta escena del letargo

.

las plantas se inclinan por su propio peso

y las moscas sedientas rodean los capullos

de semillas inmaduras para beber sus lágrimas

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: